Los festivales: el escenario perfecto para las marcas

    Los festivales son el destino de vacaciones ideal para los jóvenes nacidos entre 1980 y el 2000. Son una ocasión de oro para las marcas que los promocionan porque ésta es una forma nada invasiva de acercarse al público. En los festivales, las marcas se convierten en un referente de ocio y diversión y se les atribuyen las mismas cualidades que tiene el festival. Las marcas encuentran aquí una vía fácil y divertida de llegar al público más joven.

    En un festival, las marcas pueden ser las organizadoras, dar su nombre al evento, vender allí su producto o incluso crear acciones sirviéndose de técnicas propias del marketing emocional y el neuromarketing.  Las marcas comenzaron hace ya años dando nombre a los escenarios. Hay escenarios del Primavera Sound Festival que tienen nombres como H&M, Ray-ban o Heineken, entre otros. Muchas otras daban nombre al propio festival como el FIB Heineken (ha tenido este nombre durante 10 años) o el Sonorama Ribera por Ribera del Duero.

    Escenario verde de Heineken en el FIB. Foto vía http://www.tea-for-two.com/

    Las marcas de bebidas son las que habitualmente han tenido más presencia en los festivales. Ahora cada vez entran en juego más marcas de moda, tecnología, o de lifestyle. Incluso marcas bancarias (como por ejemplo BBK que patrocina el Bilbao BBK Live) han aparecido en el mundo de los festivales. Las marcas de cosméticos también van haciéndose su hueco,  recientemente hemos visto stands de Benefit y Chanel en los festivales Mad Cool y BBK Live.

    Foto vía Facebook Mad Cool Festival

    También se llevan mucho las acciones creativas o poner zonas de descanso atípicas. A continuación, os mostramos la zona de relax de Vueling en el Mad Cool y la actividad de Kilómetros Solidarios en Sonorama Ribera.

    Foto vía Instagram Mad Cool Festival

    Foto vía https://www.euromaster-neumaticos.es/

    El Primavera Sound merece mención aparte en cuanto a patrocinadores creativos se refiere. En este festival hemos visto grandes acciones individuales de marcas que se han metido a los asistentes en el bolsillo. Por ejemplo, la llamativa caja de zapatillas azul y gigante de Adidas All Originals.

    Foto vía El País

    El Festival californiano Coachella es el ejemplo por excelencia sobre cómo los festivales se pueden convertir en grandes escaparates de marcas de ropa. Asisten celebridades, como las modelos Kendall Jenner o Alessandra Ambrosio, la cantante Taylor Swift o las influencers Chiara Ferragni y la española Dulceida. Se hacen fotos y vídeos para después colgarlos en las redes sociales haciendo referencia a la marca de ropa que llevan. Marcas como H&M han creado líneas de ropa dedicadas a este festival, la última, llamada “H&M loves Coachella”. Veamos uno de los vídeos de estas influencers que por medio del festival promocionan a la marca que les ha llevado, en este caso es Dulceida, para Levis.

    Está claro que las personas que acuden a los festivales se muestran receptivas a cualquier estímulo porque desean ser sorprendidas. Llevan mucho tiempo esperando ese momento y son capaces de participar con todo lo que les rodea. Esto permite a las marcas idear acciones de marketing realmente efectivas para poder sorprender y enamorar a los consumidores.