El contenido que llama a ser viralizado

     

    YouTube es la herramienta capaz de demostrar que algo puede ser descubierto y visionado por millones de personas, haciendo más que evidente que la revolución tecnológica ya ha hecho mella en la sociedad.

    ¿Quién no ha visto cómo movía las caderas Jean–Claude Van Damme al ritmo de la canción “Una vaina loca”? ¿Quién no ha bailado el “caballo”, estilo que contagió a millones de fans, obra del rapero coreano PSY con su “Oppa gangnam style”? ¿O el pato Willix, adoptado por Mixta que tantas carcajadas generó?

    Éstos son simples ejemplos de lo que podemos denominar como viralización, es decir, un contenido que se comparte con mucha rapidez y tiene una capacidad de reproducirse de forma sustancial, para que os hagáis una idea, el “Oppa gangnam style” llegó a conseguir casi diez millones de Likes. Se considera como el vídeo más famoso y más visto del mundo desde que se conoce YouTube, allá por el 2005.

    El objetivo de las marcas ahora es que el contenido se comparta de manera instantánea, que haya un impacto numeroso entre los usuarios, consiga que dicho contenido sea conocido por un número grande de personas y que haya buzz (ruido, notoriedad) en las redes.

    Según un estudio de Moz y BuzzSumo, en el que se analizó un total de 100.000 post en Facebook, descubrieron que más de la mitad de los artículos tenían dos o menos interacciones en Facebook y que el 75% no había sido ni “linkeado” desde ninguna fuente externa.

    Una de las razones es la falta de calidad del post, del contenido. Se debe apostar por un contenido original, sensible de ser viralizado, aunque siempre cabe la posibilidad de la sorpresa en la que un contenido que, a priori carezca de “sentido viral”, sea compartido por muchos.

    Hay que cuidar bien el contenido, teniendo en cuenta desde el principio lo más básico: la ortografía. Tener alguna falta significa una pérdida de credibilidad para la imagen de marca.

    El efecto visual también es sumamente importante. Un post tiene que apetecer ser leído. Para ello es bueno revisar y adecuar la imagen o vídeo al tamaño reservado para el post, que no quede a la derecha o a la izquierda, o que no se vea el logo de la marca, etc.

    La promoción es el tercero de los factores, muchas de las marcas no promocionan correctamente sus contenidos, con un 99% de las empresas que sólo comparten contenidos nuevos en vez de hacerlo también con los antiguos. Lo vintage se lleva.

    Los formatos que son más proclives a compartir son los vídeos y las listas, con una media de casi 29.000 post compartidos. Aunque también encontramos que los textos largos producen un mayor engagement, unos textos largos, profundos y elaborados. Si es con más de 3.000 palabras, mejor que mejor.

    Y llegamos por fin al punto de saber el porqué los contenidos son compartidos o no. En último lugar está la emoción con los que se empapan. Según el estudio de Frctl, el contenido que más es compartido por los usuarios encuestados es el que muestra voluntad de entretener (44%), el deseo de educar (25%), reflejar la personalidad (20%) o mostrar el apoyo a alguna causa (10%).

    En definitiva: se debe crear contenido original y de calidad, si es con vídeos y listas, mejor que mejor; los artículos que sean de más de 3.000 palabras con un contenido profundo; y que estén diseñadas con voluntad de entretener o para enseñar algo, alejándose del objetivo de vender y obtener el mayor ROI (Retorno de la Inversión) posible.

    Un claro ejemplo de lo que hemos señalado anteriormente, es un vídeo que recopila los mejores vídeos virales de 2014.

    En Código Visual no paramos y nos hemos visto todos, ¿necesitas que hagamos algo así? ¡Nosotros te ayudamos!

    Compartenos:
    error