¿Cómo ganarse el amor de la Generación Y?

    La Generación Y es un grupo demográfico de lo más cambiante y por lo tanto también uno de los más difíciles de alcanzar por las marcas.

    Recordemos que son compradores quisquillosos que necesitan libertad para probar y que buscan sentirse al mando, así que serán ellos los que busquen y compren lo que quieran o necesiten y no lo que les imponga una campaña de marketing.

    En ese sentido, no hay que olvidar que con la aparición de esta generación, ha cambiado no sólo la relación, sino también la forma de relacionarse de las marcas con el consumidor. Aquí os dejamos algunos consejos para conquistar a esta generación tan cotizada y deseada.

    Apuesta por la experiencia de marca

    Para este público tan exigente, la publicidad tradicional se ha quedado anticuada y lo que reclaman es más marketing de experiencias. Al fin y al cabo gran parte de la identidad de los millenials se configura a través de la vivencia de nuevas y auténticas experiencias.

    El 94% de consumidores pertenecientes a esta generación asegura de hecho, que es más propenso a comprar un producto después de haber vivido un buena experiencia en un evento organizado por la marca.

    Así que lo mejor en este sentido es planear campañas que conecten con el consumidor, tanto online como offline, y transmitan una imagen positiva y cercana de la marca: conciertos, eventos deportivos, reuniones al aire libre, viajes…

    Recuerda: Es muy difícil que este tipo de usuario conecte con tu marca si no existe un intercambio de valor experiencial.

    Comunícate con ellos a través de sus canales

    La generación de los millennials se sitúa a la cabeza de los demás grupos de edad en el consumo de vídeo online (youtube), internet móvil (smartphones), comercio móvil (apps) o servicios de geolocalización (foursquare) además de las ya mencionadas Redes Sociales (Facebook, Twitter, Pinterest…). Así que olvídate de la comunicación tradicional offline.

    Para llegar a este público tienes que estar presente en plataformas de marketing que estén vinculadas a su día a día y su estilo de vida, como las que acabamos de citar.

    No te posiciones como una marca cool y joven. Conviértete en una marca cool y joven:

    Estos jóvenes usuarios se sienten atraídos por marcas con estilo propio, actuales, que se comuniquen con transparencia, de manera clara y sencilla. Consigue que asocien tu marca a actividades atractivas, a iniciativas novedosas, a gente joven… y habrás ganado una batalla.

    Olvídate de la técnica del bombardeo.

    Este tipo de usuario se preocupa muy mucho de seleccionar la información que consume y se sentirá invadido si tú, como marca, decides por él lo que tiene o no que consumir. Un altísimo porcentaje de estos usuarios asegura que le irrita la invasión de los banners, y que el sólo hecho de que un pop-up interrumpa su navegación, puede crear un rechazo inminente por parte del consumidor y conseguir el efecto contrario al que se pretende: que nunca compre el producto publicitado.

    Escucha

    Una marca no tiene que pretender ser escuchada sino escuchar. Si aprendemos a escuchar, no sólo nos lo agradecerán nuestros usuarios sino que además nos ayudará a extraer insights relevantes para la marca.

    Saber escuchar al consumidor nos facilitará la labor de analizar las tendencias, las preferencias, los gustos de nuestro target… y por lo tanto nos ayudará a ser más capaces de atender sus necesidades y ofrecer exactamente lo que nos están pidiendo.

    Una generación que no siente que se la tome en serio por políticos, empresas y otras entidades, traduce su frustración en agradecimiento cuando encuentra una marca deseosa de comunicarse con ellos. Una marca que habla CON ellos y no A ellos.

    Haz a tus usuarios partícipes de la elección de un diseño, la funcionalidad de un producto, la evolución de tu marca… y demuéstrales que sus peticiones son escuchadas. Sólo con esto ya tendríamos mucho ganado.

    Compartenos:
    error