Colores para viralizar contenido

    “Para gustos, colores”. Tanto debemos de aprender del refranero popular que nos sorprende que tenga tanta aplicación hoy por hoy, en la sociedad 2.0, moderna y digital. Para los os gusta el Arte, conoceréis la fuerte carga emocional de los colores que no son utilizados sin orden ni concierto, sino que lo hacen basándose en una estrategia precisa para expresar cierto mensaje. Desde los primeros “artistas” rupestres hasta los actuales, el arte no es otra cosa que publicidad enmascarada. Podríamos decir, incluso, que son los precursores de ella.

    Quién no conoce el amarillo eléctrico de El Greco, el claroscuro de Caravaggio o el rojo veneciano de Tiziano; colores que de por sí no tienen ningún tipo de emoción pero que están fuertemente caracterizados con un mensaje: en el caso del claroscuro o el tenebrismo, las obras tienen una fuerte carga emocional de tristeza y crueldad.

    No debemos de infravalorar por la antigüedad de estos estilos ya que están muy presentes en la actualidad, no en tanto técnica sino en esencia. Buscan emocionar, una reacción en el receptor.

    Los colores tienen un efecto directo en el comportamiento de las personas, como han descubierto diferentes investigaciones empíricas. Varios estudios se han llevado a la práctica de que el color es capaz de relajar e incluso sanar, así es como los hospitales infantiles decidieron combatir la tristeza de la enfermedad a base de “brochazos”.

    A todos como consumidores, nos están bombardeando constantemente con estímulos publicitarios enmascarados de color, aunque no lo creáis. Por ejemplo, el fondo azul de anuncios de algunas revistas hacen que el producto guste más que aquellos con fondo de otro color. Tan importante son que se estima que en un 60% de la aceptación del producto depende de los colores. De eso se encarga la ciencia y psicología: el azul refuerza la idea de confianza y seguridad; el gris de fuerza, éxito y exclusividad; naranja, a barato; y el verde a limpio y fresco.

    Si lo que se desea es viralizar un anuncio, los colores deberán ser rojo, rosa y violeta. Este estudio llevado a cabo con fotografías en la red social Pinterest, reveló que a la hora de compartir contenidos, los consumidores se sienten muchos más inclinados a compartir contenido con colores de cierta gama concreta. La violencia, pasión, elegancia y dinamismo, demuestran la carga emocional de estos colores.

    Hay que ir olvidándose de los filtros sepia, blanco y negro o de infrarrojos y apostar por colores fuertes, que demuestren gracilidad y pasión. Ya lo decía el pintor francés Pierre Bonnard: “el color no añade calidad al diseño, lo refuerza”.

    La vida puede ser un camino de rosas… perdón, de rosa 🙂

    Compartenos:
    error